El jesuita Juan Pablo Viscardo y Guzmán en el origen del nacionalismo latinoamericano

Gentileza: www.agendadereflexion.com.ar

Por Miguel Angel Barrios

El 31 de Julio se cumple un aniversario más del fallecimiento de San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús, ocurrido en Roma un 31 de Julio de 1556.

La experiencia de las Misiones Jesuíticas, y en especial de la Provincia Jesuítica del Paraguay, que agrupaban los famosos 30 pueblos guaraníes ocupando el actual espacio geopolítico del sur del Brasil, Paraguay, la Argentina y el Uruguay, es decir del actual espacio del Mercosur, constituye el antecedente de integración más genuino de nuestra historia, por eso, debemos retomar una Geopolítica de la Reintegración. Reunir lo que estuvo Unido.

Allí, florecieron nuestros primeros Ejércitos, origen de los ejércitos sudamericanos que nos defendieron de los bandeirantes y en la Colonia del Sacramento y que estuvieron sus herederos en los ejércitos de San Martín, la Primera Imprenta, fábricas de armas, el Primer Observatorio astronómico, Coros e Instrumentos Musicales, Escuelas de artes y oficios canalizados a través de una Pedagogía de la Dignidad Humana, talabarteros, domadores, peones , en el fondo , la raíz del gaúcho o gauderio y una Economía de la reciprocidad, donde el acento en la Comunidad estaba en la pirámide ética.

La Provincia Jesuítica del Paraguay se funda a solicitud de Hernandarias, primer gobernador criollo del Río de la Plata en 1604, en el momento de la Alianza Peninsular entre España y Portugal que duró entre 1580 y 1640. En el fondo, Artigas y el fenómeno social del artiguismo axial como el Paraguay del Dr. Francia y de los López, no están divorciados, de este riquísimo y eclipsado, no por casualidad, proceso histórico que debemos retomar, en la hora de Nuestra Segunda Independencia.

En 1767, ya con la división de España y Portugal a través de la cuña inglesa, los jesuitas son expulsados. Eran un peligroso “mal ejemplo” para las monarquías absolutas europeas y para Inglaterra que empezaba a diseñar su dominio talasocrático geopolítico mundial.

Y hache justamente, se da el origen del futuro nacionalismo latinoamericano, único pensamiento dinamizador en este sistema Mundo de Estados Continentales industriales. Aquí nace.

Es el Jesuita Juan Pablo Viscardo y Guzmán nacido un 20 de Junio en Palpacolca, cerca de Arequipa, quién escribe en Europa, ya expulsado, la “Carta a los españoles americanos” en 1792.

El Precursor Francisco de Miranda, lo utilizará como Proclama y la hará traducir. Miranda es el Precursor, pero Viscardo es el Pensador.

Esta Carta, también fue de una notable influencia en el Libertador Simón Bolívar, especialmente en su famosa Carta de Jamaica del6 de setiembre de 1815.El famoso historiador venezolano Mariano Picón Salas, llamó a la Carta, “la primera Proclama de la Revolución”.

Viscardo dice en la Carta :”El descubrimiento de una parte tan grande de la tierra , es y será siempre, para el género humano, el acontecimiento más memorable de sus anales. Más para nosotros que somos sus habitantes y para nuestros descendientes, es un objeto de la más grande importancia. EL NUEVO MUNDO ES NUESTRA PATRIA Y SU HISTORIA ES LA NUESTRA, Y EN ELLA ES QUE DEBEMOS EXAMINAR NUESTRA SITUACION PRESENTE…”

De esta manera Viscardo, será el primero que plantea una Patria común , una cultura común y un porvenir común o sea una Patria, o mejor decía la Nación se autodefine y nos autodefine como “españoles americanos”, nombre que tomarán para nuestro espacio geopolítico, hoy latinoamericano, Miranda y Bolívar.

Habla de una historia que se puede reducir en cuatro palabras:”…ingratitud, injusticia, servidumbre y desolación…”. Es un alegato a la independencia, el más antiguo, desde la concepción de un unionismo americano meridional o “español americano”.

Solo tomando conciencia, para pasar a la acción Viscardo culmina alegando “De esta manera la América reunirá las extremidades de la Tierra y sus habitantes serán atados por EL INTERES COMUN DE UNA SOLA GRANDE FAMILIA DE HERMANOS”.

Hoy, cuando necesitamos fortalecer un Pensamiento latinoamericano integracionista que nos brinde autoconciencia de la totalidad que somos, y promover y defender nuestros Bienes Públicos Regionales en un sistema Mundo de Estados Continentales , donde América Latina y la Unasur, afianzan el camino de la historia en la Segunda Independencia, es más que justo que una calle o una escuela de cada país de la Unasur lleve el nombre de nuestro Primer y olvidado Pensador.

Comments

comments

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario