YPF ES MUCHO MÁS QUE UNA EMPRESA Por Walter Moore


Coca Cola es una empresa, y si desaparece o no abastece al mercado a la sociedad no le sucede nada. Es más, si dejara de hacer publicidad masiva en un par de décadas desaparecería. Ford, Philip Morris y McDonalds también son grandes empresas, pero si no funcionaran la sociedad ni siquiera se molestaría. Son empresas, y tal vez sus montos de facturación y el volumen de personas que consumen sus productos es mucho mayor que el de YPF.

Pero si YPF no hace todo lo que tiene que hacer, genera situaciones catastróficas, tanto en lo económico, como en la provisión de bienes imprescindibles.

YPF ha creado poblaciones nuevas, desarrollado tecnología, impulsado la formación de múltiples empresas que la proveían de bienes, servicios y conocimientos, y fundamentalmente ha defendido a los argentinos de uno de los instrumentos de saqueo global, que siempre ha formado una dupla con las divisas, pues el precio del petróleo afecta a toda la economía.

Así el autoabastecimiento petrolero ha sido uno de las troncales de la independencia económica y la soberanía política, y la recuperación para el Estado argentino de YPF es un hecho político central, pues la batalla mundial del siglo 21, es la que se libra entre las corporaciones globalizadas y los Estados Democráticos, o sea entre la sumisión genocida propuesta por la Globalización o la Soberanía Democrática de los Estados Nacionales reforzados por las Uniones Continentales.

Esta batalla, ampliamente ganada por las Corporaciones Globales en las décadas de 1980 y 1990, tuvieron como principal fuerza de tareas a las empresas privadas, que se dedicaron a destruir el sistema productivo de los Estados, vaciándolos de poder económico, financiero y monetario. Destruyeron la Sociedad de Valores, la que instala la Familia, la Patria y el Honor, para instalar una Sociedad de Intercambios Comerciales.

Así la Salud se convierte en un negocio financiero manejado por las “Prepagas”, la educación convierte a los profesores en empleados de empresas privadas universitarias, los estudiantes son clientes que toman el ejemplo de las reivindicaciones obreras, de disminuir el peso del trabajo, estableciendo como conquista el “saber menos”, la unión sagrada del matrimonio, que da continuidad y consistencia a las familias, se tornó en un mero “contrato social”, la “justicia social” no es ejercida por el Poder Judicial, que se dedica solamente a regular la posesión de las cosas, la corrupción de los legisladores se legaliza con la aceptación de los “lobbys” corporativos, las ciudades crecen al ritmo de la especulación inmobiliaria cuyo éxito se asimila al “progreso”, el sacerdocio de la medicina ha sido sustituido por los vendedores de medicamentos e instrumental, con lo cual ya no se curan enfermos sino que se tratan enfermedades, procurando mantenerlas en estado de cronicidad para seguir vendiendo medicamentos y visitas médicas, etc. etc.

Todo esto es el resultado del achicamiento y desguace del Estado Democrático, que sólo es tal si tiene poder de decisión real sobre la vida de los ciudadanos. Un poder que le ha sido escamoteado, pues lo privaron de su capacidad de producir riqueza, programar el futuro y regir el comportamiento social, todo lo cual se ha hecho en beneficio del poder de las corporaciones.

LA RECUPERACIÓN DEL PODER DEL ESTADO ES IMPRESCINDIBLE

La re-estatización de YPF conlleva un significado profundo, porque se trata de una empresa cuya gestión es de una importancia central para la sociedad, y su mal funcionamiento afecta la calidad de vida de la ciudadanía en su conjunto. Esto se debe a que tiene un amplísimo rango de actividades diferentes, maneja un gran volumen de recursos, bienes y conocimientos, dispone de un gran despliegue territorial para funcionar y requiere de planeamiento estratégico para su accionar.

Por este motivo podemos designarla como una ECO-EMPRESA, donde el prefijo “eco” proviene del término griego “oikos” (casa), y genéricamente se refiere a una imagen de totalidad, como en el caso de “ecosistema” o “ecología”, que describen actividades que tienen al mismo tiempo un alto grado de complejidad (muchos elementos del mismo tipo), como de complicación (gran cantidad de elementos de clases diferentes).

El carácter estratégico de las Eco-Empresas, y la influencia que estas tienen tanto en las actividades soberanas del país, como en el modo de vida de los ciudadanos, hacen necesario que su estrategia quede en manos del Estado, y muchas de las actividades tácticas sean asumidas por particulares, pues lo estratégico es lo que se piensa antes de actuar, y lo táctico lo que se piensa mientras se actúa, capacidad que caracteriza a las empresas privadas, con su sistema de acicates para actuar.

Así que mientras que el afán de lucro de los accionistas o directivos, puede regular las actividades tácticas, el cumplimiento de las funciones sociales imprescindibles que deben llevar a cabo, debe ser planificado y controlado por los organismos públicos, elegidos por la ciudadanía.

Las Eco-empresas siempre suman una constelación de empresas o departamentos que cumplen distintas funciones, y el rol estratégico del Estado es mantener funcionando adecuadamente a estos grupos empresariales que aportan creatividad y eficiencia al sistema productivo en su conjunto.

El camino emprendido por el gobierno de Cristina Kirchner, instala plenamente al Estado Empresario, que había sido desbaratado por militares (16.000 empresas quebradas durante el Proceso), los radicales (45.000 empresas quebradas por Alfonsín), y fundamentalmente por el Infame Traidor a la Patria, Carlos Menem, en cuyo gobierno quebraron 103.000 empresas.

El objeto final, del modelo globalizador, puede resumirse como la construcción de una gran pirámide corporativa mundial, en la cual todas las corporaciones tienden a aliarse a través del sistema financiero, con el propósito de manejar la economía mundial, y el destino y funciones de toda la Humanidad. Pero a pesar de los enormes avances logrados por el Imperio, después de la Segunda Guerra Mundial, el sistema no prosperará porque la era de la organización piramidal de la sociedad ha terminado. El siglo 21 está conformado por una sociedad de redes, donde las pirámides son cada vez más ineficientes socialmente.

En cambio todas las estructuras organizadas en red, sobrevivirán y prosperarán. Esto requiere que el Estado deba organizarse como la sede estratégica de un sistema productivo basado en Redes Empresariales del Estado, con una estructura de planeamiento estratégico y control operacional, para logar un crecimiento armónico del progreso económico.

EL MITO DE LAS INVERSIONES EXTRANJERAS

Como podemos comprobar, a medida que la verdad sobre Aerolíneas Argentinas e YPF queda develada, las empresas extranjeras no sólo no invierten nada, sino que piden prestado a bancos que consiguen los fondos del mismo país, y luego desguazan el patrimonio de las empresas estatales para llenar sus bolsillos con la venta de chatarra, inmuebles y equipamiento. Al final, la cuenta de las inversiones privadas es siempre negativa para las naciones y sale de los bolsillos o ahorros de sus habitantes.

Por eso mismo, es imprescindible que cada Estado pueda emitir todo el dinero que necesita para su desarrollo, pues cuando esta emisión se destina a la creación de riqueza real y no para cobrar intereses o especular con divisas, no produce inflación.

Sucede todo lo contrario a la mentira infinitamente repetida por los personeros de los bancos, de que la emisión produce inflación y que para regularla hay que aumentar la tasa de interés. La verdad es exactamente lo contrario: La falta de circulante incrementa el costo del dinero, o sea la tasa de interés, y como esta se agrega en cada paso donde se agrega valor, es la tasa de interés la que genera la inflación.

Eso ha quedado demostrado por lo que sucede hoy en Estados Unidos y la Unión Europea, cuyos bancos centrales emitieron dos y tres veces el monto de su PBI sin generar inflación, mejor dicho, manteniendo la inflación en el mismo porcentaje que la tasa de interés. O sea mientras ellos tienen una tasa de interés cercana al 1 o 2 %, la inflación se mantiene en esos dígitos. Mientras nosotros emitimos ahora solamente un tercio de nuestro PBI, pero tenemos una tasa de interés del 15% y una inflación similar.

Esto prueba que cuando el mercado está bien abastecido de dinero, la inflación baja y el PBI crece, por ese motivo, para recrear el aparato productivo del Estado todo lo que este necesita es emitir todo el dinero que se necesita, pagando en moneda nacional y evitando su conversión en divisas, la fuente más rápida de saqueo de nuestro patrimonio.

Como nuestro PBI, según el Banco Mundia, medido en PPA, supera los 740.000 millones de dólares, y el Banco Central sólo emite el 33% de este PBI, para llegar a la emisión lógica, que hace que la cantidad de dinero sea igual a la cantidad de riqueza creada (PBI), debemos realizar una emisión adicional del 67% de nuestro PBI, o sea cada año, debemos agregar unos 500.000 millones de dólares, a invertir en obras públicas, con lo cual es posible:

LA RECONSTRUCCIÓN DEL UNIVERSO EMPRESARIAL DEL ESTADO

Ahora, en pleno siglo 21, con el Liberalismo Globalizado en una crisis terminal, donde todas sus mentiras quedan en evidencia, pues los medios anglo-norteamericanos describen minuciosamente como la zona del euro se desmorona, y los analistas europeos pormenorizan las catástrofes norteamericanas dejando, por fin, saber la verdad del colapso del liberalismo en los países industrializados. O sea que sin el soporte del mito del poder de las Corporaciones multinacionales, podemos programar nuestro futuro con libertad, utilizando a Empresas Estatales garantizan que el interés de la población y preservan los recursos para el futuro.

Así, el control estratégico de todas las actividades económicas de la Nación deben confiarse a Empresas Estatales, pues su estructura está destinada a crear riqueza social, mientras los organismos burocráticos, se pueden optimizar para auditar su funcionamiento. Para esto debemos tomar en cuenta que, una empresa estatal se regula con el principio de COSTO-EFECTO SOCIAL, y no con el sistema empleado en las empresas comerciales que tienen el criterio de evaluar el Costo-Beneficio de cada una de sus operaciones.

LAS CONSTELACIONES DE EMPRESAS ESTATALES.

Las Eco-Empresas Estatales pueden funcionar como un sistema de desarrollo integral de un campo específico de actividad, pero todas pertenecen a un rubro más amplio, que tienen actividades comunes y algunas sinérgicas, como la Investigación y Desarrollo Científico y Tecnológico.

Así que YPF tendría que ser una estrella parte de laConstelación de Empresas Mineras, que necesita desarrollar, en común con otras, un Instituto de Tecnología Mineral, que sirva también a otras empresas mineras, que exploran, extraen, procesan y distribuyen productos finales de su campo. YPF necesita participar de la misma constelación de una Nueva SOMISA, y de una Empresa Nacional de Litio, que permite transformar en todo tipo de baterías, tomando en cuenta que el 80% del litio del mundo que se encuentra en Argentina, Bolivia y Chile. También debemos crear laEmpresas Estatal de Minerales para desarrollar el Cobre, el Oro, la Plata, Uranio y otros metales que existen en nuestro país, como así también a una Empresa Nacional de Canterasde materiales de construcción.

Podemos organizar todo el sistema de producción de riqueza estatal con otras SEIS CONSTELACIONES EMPRESARIALES del Estado Argentino, a saber:

Una Constelación de Empresas de Transportes, dado que la racionalidad del transporte requiere la integración de Multimedios de Transporte, que recorran tanto la tierra como el agua y el aire. Es imprescindible la reconstrucción de una nueva Red de Transportes que pueda unir las regiones vacías de la Argentina, subsanando el trazado organizado para saquearnos por el Imperio Británico, que creó un embudo ferroviario y carretero hacia Buenos Aires. Las nuevas redes multimodales deben recorrer la argentina de sur a norte y poblar nuestras fronteras, en especial la frontera marítima, que enfrenta a las dos terceras partes de nuestra soberanía. Estas redes posibilitan la ocupación productiva de todo el territorio nacional, si instalamos nuevas ciudades productivas a lo largo de ellas.

En esta constelación del Transporte, integraríamos a una nueva Vialidad Nacional, a Ferrocarriles Argentinos, Aerolíneas Argentinas, y a una Nueva Empresas de Transportes Marítimos, todas ellas con sus fábricas de material móvil y con un Instituto Nacional para el Desarrollo del Transporte.

La creación de una Constelación de Industrias de Energíapara que contenga a todos los sistemas de generación y distribución eléctrica, organice el despliegue los sistemas de energía local y no contaminante, creando nuevas eco-empresas para los generadores eólicos, hídricos, geotérmicos, etc., cuyos desarrollos pueden quedar a cargo de un Instituto Nacional de Energía, que como todos los demás, investigue, desarrolle y entrene al personal que trabajará en su área.

La Constelación de Empresas de Tierras, Agua y Alimentos, tres elementos inseparables que deben ser cuidados y protegidos por un sistema de producción, no de protesta, para lo cual es necesario recorrer todos los circuitos de producción y distribución, preservando los recursos y obteniendo la mayor cantidad de la mejor calidad, pues nuestro territorio ha recibido el don de disponer de todos en abundancia. El Estado debe crear las Eco-Empresas destinadas a definir las estrategias de cultivos y animales de tierra y de agua, a organizar su Empresa de Distribución Alimentaria, nacional e internacional y a regular la cantidad y calidad de los alimentos y cuidado del medio, de acuerdo a programas definidos por un nuevo Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria y de Protección de los Ecosistemas.

Una quinta Constelación de Empresas de Industria Liviana,destinada a reorganizar la producción de este sector, fomentando la creación de diferentes EcoEmpresas: de Máquinas Herramientas y Equipamiento Fabril, otra de Equipos Eléctricos, Electrónicos y Electrodomésticos, otra de Fabricaciones Militares, otra de Indumentaria, y una de Muebles y Equipamiento Comercial y Domiciliario.

Una Constelación de Empresas Urbanas debe ser integrada por una Eco-Empresa de desarrollo urbano, y sus relaciones con el escenario rural y silvestre donde se inserten. Una multitud de empresas productoras de materiales y equipos para la construcción, fabricas de equipamiento para montar viviendas y empresas de Desarrollo Cultural de Actividades Urbanas, se agregan al desarrollo de un Instituto Nacional para el Desarrollo Urbano, que tendrá a su cargo la enseñanza de todas las artes que hacen al desarrollo urbano.

Y por último, para satisfacer las cambiantes exigencias de comunicaciones, tanto laborales como personales es necesario crear una Constelación de Empresas Estatales de Comunicaciones, que incluya el Correo, una Eco-Empresas de Medios Audiovisuales, una Eco-empresa Editorial para medios gráficos, que desarrolle los cultivos para la fabricación de pulpas y papeles, y las máquinas impresoras. Todas deben ser sostenidas por un Instituto Nacional de Significados que genere contenidos para los medios masivos, tanto de noticias como de programación artística.

EL PROBLEMA DE LA CORRUPCIÓN

El sistema que eligieron las Corporaciones Globales para robarse las empresas estatales que teníamos comenzó con una alianza entre, los medios de difusión con determinados sectores sindicales, destinada a desprestigiarlas, saboteando su funcionamiento y exagerando sus problemas.

Las fortunas que acumularon algunos administradores y dirigentes sindicales son una prueba evidente de la existencia de la corrupción, pero hoy vemos que se trata de un detalle menor, ante la gigantesca pérdida que significó para el Pueblo Argentino las decenas de miles de millones que las empresas extranjeras se llevaron de nuestros bolsillos. Eso puede llamarse Macro-corrupción, y sus principales responsables no son aquellos que les abrieron la puerta desde adentro, sino aquellos que los corrompieron para que lo hagan.

Los principales responsables de la corrupción son siempre loscorruptores, que normalmente son empresarios nacionales o extranjeros. En segundo lugar se encuentran los funcionarios coimeros, ladrones y aprovechadores, y finalmente algún que otro empleado infiel.

El tambor de la corrupción, siempre es batido por las corporaciones saqueadoras, pero es nada más que un argumento para dar argumentos a los traidores internos, destinados a neutralizar las acciones que permitan que tomemos el control de nuestra riqueza.

LOS EJEMPLOS DE LA SITUACIÓN INTERNACIONAL

La Planificación de una Economía Abierta desarrollada por la República Popular China abrió un nuevo paradigma extraordinariamente exitoso, para encarar el Desarrollo. Se basó en dos grandes ejes: Una Industrialización Integral y una veloz Urbanización, construyendo centenares de nuevas ciudades, primero en la faja costera y ahora en el interior de su territorio, programan construir 20 cada año por los próximos 20 años.

Los precios extremadamente bajos de la producción industrial china no se deben a una política de “dumping”, sino a la modalidad de su organización empresarial, que sustrajeron a la codicia de la usura bancaria. O sea a que no tomaron en cuenta el apotegma de Paul Samuelson: “No importa quién gobierne, mientras estudien por mis libros”. Los líderes chinos no estudiaron en Harvard, como lo hicieron los líderes de los países árabes, que decidieron seguir viviendo de sus rentas, o sea del trabajo de otros.

El desarrollo europeo ya no tiene destino, pues su industria se creó con las riquezas que se extraían de sus colonias en el resto del mundo. Por eso sus costos siempre incluyeron esos beneficios ocultos. Ahora todavía sobreviven en el “nicho” de los productos Premium, que son los que pueden comprar los que todavía viven del saqueo de sus compatriotas, y cobrar ese margen simbólico, en sus precios, les sirvió para sostener sus beneficios sociales. Cuando esa producción comienza a no poder sostenerse en su mercado interno, porque no les pueden pagar a sus trabajadores para que los compren, estos países se quedan sin el dinero extra que ganaban en todos sus productos, que ahora provienen de Asia y América Latina.

Estos ingresos “extra” provenientes del saqueo al Tercer Mundo, les servían para comprar alimentos que no producen, y sostener un sistema social que se desmorona porque esa sociedad que no produce riqueza, sino que se ocupa de “servicios”, que cada vez pueden exportarse menos, y de “Conocimientos” que ya no dicen nada nuevo.

Así que el poder de las Antiguas Potencias, cada vez será menor, con lo cual no tendrán la energía para oponerse a la liberación de las naciones del Tercer Mundo, que deben encontrar la manera de sacarse de encima a las empresas saqueadoras.

Ojalá estas ideas sirvan para alumbrar algunos caminos hacia la liberación.

Buenos Aires, 2 de mayo de 2012

Comments

comments

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario