NO LOS RAJAMOS, SE VAN SOLOS. Por José Luis Muñoz Azpiri

Texto de Pepe Muñoz Azpiri, ante las renuncia de uno de los integrantes del Instituto Rosas.

Resulta verdaderamente increíble que estos tipos, que han vivido de
parásitos del Estado por más de cuatro décadas, con todos los
gobiernos y en este caso especial, con la anuencia de todas las
dictaduras, dado el rango “nacionalista” que proclama el Director del
“Instituto Bibliográfico Antonio Zinny” dependiente del CONICET; es
decir solventado por fondos públicos que aportamos todos los
argentinos, se erijan en severos Catones.
El señor Jorge C. Bohdziewicz, asiduo colaborador de “Cabildo” y
editor de los libros de Caponetto, se define a sí mismo por su
terminología condenatoria: “”cuadros ideológicos del terrorismo
marxista que desencadenaron una guerra homicida contra la patria
argentina”. Demás está decir que jamas se le escuchó un mínimo
reproche referente a los bombardeos de Plaza de Mayo, los
fusilamientos de la Plaza de Mayo y la Penitenciería, las
persecusiones, las desapariciones, los vuelos de la muerte, etc.
Escudados en una presunta asepcia academicista, estos exponentes
patéticos del gorilismo, fueron funcionales a los golpes militares de
turno y una vez en retirada construyeron su madriguera en los
organismos de Cultura del Estado, como el CONICET y las Academias
Nacionales.
En el caso particular del Instituto Nacional de Investigaciones
Históricas “Juan Manuel de Rosas”, que comenzó siendo una expresión de
resistencia a la “Historia Oficial” y que se nutrió  de los más altos
exponentes de la Escuela Revisionista Histórica, fue transformándose
merced a sujetos como el renunciante, en una cueva de servicios,
buchones y conspiradores berretas.
Afortunadamente, el cambio de rumbo que con prudencia, pero brazo
firme, está imprimiendo su nuevo director Alberto González Arzac,
comienza a dar frutos.
Hacemos votos para que ésta no sea la primera ni la última renuncia.
Es imperioso depurar a los organismos del Estado de estos nostálgicos
de los golpes militares, la capucha y la picana, que cuando asumen el
poder se olvidan de la caridad cristiana que hipócritamente proclaman.
Diría el chulo madrileño, grosera pero certeramente: “Anda y que te
den por culo”.

José Luis Muñoz Azpiri

——————————————————————————————-

Texto de la renuncia de Jorge C. Bohdziewicz

Buenos Aires, 18 de septiembre de 2012.
Sr. Presidente del

Instituto Nacional de Investigaciones Históricas “Juan Manuel de Rosas”

Dr. Alberto González Arzac
De mi consideración:

He recibido la invitación al homenaje que el Instituto que Usted
preside, conjuntamente con el Instituto Nacional del Revisionismo
Histórico Argentino e Iberoamericano “Manuel Dorrego”, ha decidido
hacer a John W. Cooke con motivo del 34 aniversario de su
fallecimiento, y al respecto quiero expresarle lo siguiente.

Últimamente he seguido de lejos la evolución del Instituto Nacional de
Investigaciones Históricas “Juan Manuel de Rosas” desde que se
convirtió en un organismo nacional. Fui designado Académico,
seguramente porque integraba desde hacía muchos años la asociación
civil con su mismo nombre. Viene al caso recordar que le manifesté a
Carlos French en más de una oportunidad la inconveniencia del paso que
se pretendía dar y finalmente se dio. Colgado del presupuesto y
dependiente, en consecuencia, de los gobiernos de turno, el Instituto
perdería su independencia con el riesgo de convertirse en instrumento
de las veleidades ideológicas de los superiores jerárquicos en la
cartera de la cual dependería, uno peor que otro, según pudo verse,
desde la malhadada nacionalización. Otro riesgo era la incorporación
de personas absolutamente ajenas a la investigación histórica y con
objetivos políticos partidocráticos, cosa que se ha verificado.

No hace falta recordar la significación del Instituto en el devenir
historiográfico de nuestra Patria y su aporte al esclarecimiento del
pasado nacional. Tampoco la calidad intelectual de sus miembros, la
cual otrora la distinguía de otras corporaciones. Pero es inevitable
contrastarla con su actual caricatura. Hasta pareciera que toda su
función se ha reducido a recordar efemérides, animar peñas, cobijar
disertantes oportunistas y ajenos al ideario revisionista so capa de
un imposible ejercicio pluralista de la historia, y a organizar
homenajes, entre ellos el penoso que se pretende dar a un individuo
que contribuyó a formar los cuadros ideológicos del terrorismo
marxista que desencadenaron una guerra homicida contra la patria
argentina.

Lo dicho es suficiente y el susodicho homenaje más de lo que se puede
tolerar con benevolencia. Por lo tanto, le hago presente por medio de
esta nota mi renuncia como Académico del Instituto, deplorando
solamente no haberlo hecho antes.

Saluda a Usted
Jorge C. Bohdziewicz

Comments

comments

4 Comments

  1. sabia sr Muñoz Azpiri que este tipo que la juega de ultra-catolico es un homosexual pervertido…uso en una epoca esa cueva “Zinny” para hacer propuestas amorales a sus alumnos??,,,y en esto Caponetto que pito toca? me consta que mi tio le vendio un libro y lo atendio ahi y cuando le nombro a un personaje homosexual X dijo : “y bue ardichotti…que sea trolo que tiene que ver??”…mmmmm feitooooooooooo
    y despues juzgan al papa!!!!!!!!! que ratas!!

  2. Pasarán los años y no cambiarán.Les llamo los de “viva el cáncer”. Su mediocridad alimenta su maldad.Es de esperar que ,ante la concientización y autoestima de los sojuzgados que va asomando en nuestra américa ,solitos se vayan extinguiendo.Dios lo quiera así.-

Deja tu comentario