Ellas también fueron heroínas.

Fueron las únicas mujeres que estuvieron en las Malvinas durante la guerra. En 1982, las seis tenían entre 20 y 25 años y acababan de recibirse de “instrumentadoras quirúrgicas” cuando se dieron cuenta de que

su deber era ayudar a los heridos en combate. Durante diez días, estuvieron en el Buque ARA “Almirante Irízar”, un rompehielos que transformado, funcionó como buque hospital en Malvinas.

Atendieron a cientos de soldados, les dieron fuerza y los cuidaron. También los vieron morir. Nadie las obligó a ir: lo hicieron por propia voluntad. Las tres trabajaban desde hacía ya algunos años en el Hospital Militar Central como personal civil del Ejército Argentino.

A tantos años del intento de recuperación de las islas australes, ellas reconocen que “las Malvinas siempre estuvieron en nuestro corazón. Cuando se declaró la guerra no se nos ocurrió pensar en el peligro que corríamos. Sólo queríamos llegar y ayudar. Todas lo volveríamos a hacer.

Comments

comments

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario