UN NUEVO REVISIONISMO . Por Luis Launay

UN NUEVO REVISIONISMO

“Porque la historia no se escribe únicamente con letra pareja y sobre el renglón, muchas veces la letra es despareja y sale por abajo del renglón también, y tenemos victorias pero también tenemos tragedias. Lo bueno es no ocultar nada debajo de la alfombra y mostrar todo tal cual pasó para entender, para aprender y en todo caso para replicar en esta historia contemporánea y en este momento histórico que nos toca vivir a cada uno de nosotros que también somos capaces de grandes hazañas.

Cristina Fernández de Kirchner

Por/ Luis Launay

El Revisionismo histórico es una corriente historiográfica que intentó e intenta reformular la visión de la historia oficial o puramente académica. Una de las formas de denigrar esta corriente, es decir que únicamente se orientó a defender los caudillos Federales. El revisionismo histórico, trabaja con la idea de revisar la historia, lamentablemente esto se hace casi imposible, por la perfecta tarea que desarrollaron los “impulsores de la historia oficial”  Vicente Fidel López y Bartolomé Mitre haciendo desaparecer textos y libros de quienes escribieron los hechos según lo investigaron, como es el caso del que nosotros consideramos el primer revisionista, Adolfo Saldías, a quien le encargaron escribir sobre Rosas, por supuesto con el afán de acusarlo de algo, este investigador, terminó realizando un gran trabajo que después, al ser negado y rechazado por sus impulsores (Mitre y Sarmiento), ampliado se convertiría en la primer obra revisionista que fue: El gobierno de Juan Manuel de Rosas. Al ser publicada con ese título, desapareció de los estantes de las librerías, sin ninguna trascendencia, tiempo más tarde, un amigo de Saldías, lo convence que lo vuelva a publicar, esta vez con el título de: Historia de la Confederación Argentina.

De allí en adelante, hasta nuestros días, fue la más fidedigna historia de los diez años de gobierno del Brigadier general Juan Manuel de Rosas. Y no se puede decir que Saldías, era un adicto a Rosas.

Muchos buenos escritores militaron en las filas del revisionismo, podemos citar a José Hernández, los hermanos Irazusta, D’Amico , Quesada, David Peña, Manuel Gálvez, José Luis Torres, Arturo Jauretche, José María Rosa, Diego Luis Molinari, Homero Manzi, Enrique Oliva, Fermín Chávez y otros más.

Hoy tenemos una larga y bien ilustrada lista de escritores, historiadores y  revisionistas que nutren lo que denominamos el Pensamiento Nacional, citemos alguno de ellos, Rosa, González Arzac, Denovi, Manauta, Gelli Cantilo, Sule, Pestanha, Surra, Brión, Bonelli, Goldar, Vergara Bertiche, Hernández, Vázquez, Bellota, Márquez, Brienza, Ramos, Gullo, García Pérez, Muñoz Azpiri, Manson, Bardini, el maestro Pacho O´Donnell y algunos más. Los hay también diríamos revisionistas “con intenciones”, como lo fue Felix Luna y García Hamilton, o como lo son Norberto Galasso, y Felipe Pigna, cada uno con una intención de puntos opuestos.

Pero también hay una Revisionista muy especial, diría la “Excelencia” de la historia revisionista, en su conjunto, (Me refiero a la Sra. Presidenta de la Nación Argentina) y revisando un pasado no demasiado lejano nos dice:

…”Vivimos alguna vez en nuestro país lógicas en las cuales se quería hacer desaparecer parte de la historia destruyendo o matando. Y yo creo que nosotros tenemos que tener otra historia y otra lógica y que es, sobre las cosas que nos hicieron sufrir, reconocerlas y construir sobre ellas cosas que les sirvan a los pueblos, que les sirvan a las sociedades y que sirvan al mismo tiempo para demostrarnos a nosotros mismos que somos capaces de construir una historia diferente”…

Con respecto a la enseñanza de la historia con las nuevas tecnologías, nos comenta:

…”También en historia, o sea, van a poder ver la historia de Dorrego, de Manuel Belgrano, no como una persona, sino de una manera interactiva y que seguramente los va a llevar a querer conocer también la historia”…

En cuanto al modelo de país que deseamos y que nuestros próceres y maestros del revisionismo desearon , nos dice:

…“estoy segura que hombres como Manuel Belgrano, como Mariano Moreno, como Castelli, como San Martín, como Rosas, como tantísimos otros hombres, son los que realmente creían que era posible, por eso lucharon, lucharon por construir un país que pudiera independizarse, pero no hay independencia si no se tiene una sólida economía”…

Hablando de la historia casi reciente comenta:

…”Recuerdo la Argentina que a mediados del siglo pasado producía los primeros aviones en América latina, locomotoras, autos, una industria pujante, un pueblo pujante, una nación que crecía, llegamos a ser el producto bruto más importante de toda Latinoamérica”…

Y hablando de Memoria y Justicia, que es hablar de revisionismo, nos dice, en nuestra hermana provincia de Entre Ríos:

Por eso, junto a esta Argentina democrática, donde la memoria, la verdad y la justicia vuelven a ser valores del pueblo, siento sinceramente que estamos transitando una época diferente, de profundos cambios y transformaciones que no tienen que ver únicamente con lo económico, tienen que ver con lo cultural, porque como dije en la Vuelta de Obligado, hay que romper las cadenas culturales y reconstruir una verdadera conciencia nacional y popular del valor de nuestras creencias, de nuestra historia, de nuestras convicciones, de nuestros sueños, de nuestros héroes, de nuestros próceres. Y lo digo en esta Entre Ríos maravillosa que entiende lo que es la historia porque fue parte activa de estos 200 años maravillosos de la historia argentina.

Se dice que hacer revisionismo, es posible cuando se cumplen 30 años, de cualquier acontecimiento que se quiera investigar o revisar. Aquí revisa la historia del peronismo:

…“un país sin producción, un país donde habíamos perdido la esperanza y la ilusión que alguna vez anidaron en millones de argentinos cuando Perón y Eva Perón construyeron el movimiento político y social más importante de Latinoamérica”…

“… sino que es un proyecto de país y de nación, el que hace décadas atrás seguramente millones de argentinos que cruzaban los puentes para liberar al general Perón”…

No necesitamos retrotraernos al pasado lejano, para hacer revisionismo, ni para homenajear a nuestros mártires, como lo hace ella, con el pasado reciente:

Podría enumerar a todos los que están aquí, pero prefiero homenajearlos a todos en la persona de una mujer que no es escritora, que hoy nos acompaña, que es Elsa Oesterheld, la viuda de un fantástico escritor, autor entre otras maravillas de “El Eternauta”, que desapareció durante la dictadura militar al igual que sus cuatro hijas. Elsa, su viuda, representa a todos esos escritores y escritoras, en definitiva a todos aquellos argentinos que sufrieron durante uno de los peores momentos más trágicos que nos ha tocado vivir.

No solamente los escritores hacen revisionismo, los pintores también pueden ser magníficos revisionistas, ella lo explica así:

…“Unos cuantos años más tarde Antonio Berni en otra fantástica obra que también ha sido expuesta, “Manifestación”, habla de rostros de inmigrantes y también de criollos y aparecen nuevamente las palabras pan y trabajo, que van a aparecer también en la literatura política en la Argentina a través de un movimiento político fundamentalmente integrado por escritores, periodistas, investigadores, poetas, como fue Forja, donde su lema era pan y trabajo para la Argentina”…

La biblioteca nacional, desgraciadamente guarda pocas obras de nuestra historia real, inundada de la literatura académica de la historia oficial, no logra incluir a los buenos historiadores. A esta Biblioteca no la han provisto de un director que no solo conozca de literatura, sino que tenga, los suficientes atributos masculinos, como para “emparejar” con ejemplares de la real historia.  En este respecto nos dice:

“… lugar tan solemne y recoleto como la Biblioteca Nacional, pero no se me ocurre otra forma de expresar lo que durante tiempo, tanto tiempo nos han hecho creer a los argentinos. Yo me siento muy feliz de estar participando – fíjense que no digo protagonizando – porque podría pensarse que siendo Presidenta de la República yo dirijo este proceso, y es exactamente al revés, yo me siento un instrumento de un momento histórico que expresa a una Argentina que durante mucho tiempo estuvo sojuzgada, callada, oculta y siento que la expreso. Y esto no significa la petulancia o el orgullo de negar u ocultar a los que no pensaron, no piensan y seguramente nunca pensarán como nosotros, sino creo que el gran valor está en contarlos e incorporarlos como parte de esta Argentina. Porque en definitiva para poder explicarnos por qué pensamos y por qué somos como somos también los necesitamos a ellos, porque somos exactamente la contracara de lo que queremos como país y como sociedad”…

Yo sostengo que para ser un buen Saavedrista, hay que ser Sanmartiniano y para ser sanmartiniano hay que ser rosista y para culminar la línea nacional hay que ser peronista, por ello, la Presidenta Cristina recuerda al 17 de octubre de esta forma:

…“De aquí lo diviso a Oscar Sbarra Mitre. Me acuerdo de una conferencia que fue a dar a Río Gallegos, a un lugar que se llamaba Ateneo Teniente General Juan Domingo Perón, porque no se podía hacer política y entonces nos disfrazábamos con esas figuras de los ateneos, esas cosas raras, y me acuerdo que él nos da una explicación maravillosa del 17 de octubre sobre la diferencia entre número y calidad, entre pueblo y no pueblo”…

Nos contaba que las crónicas de la época relataban que la Marcha de la Constitución y la Libertad, que era de la Unión Democrática, se había celebrado -discúlpenme si hay alguno que no es peronista, pero esto es parte de la historia, así que, nadie se sienta mal, estamos hablando de historia en un lugar donde es posible hacerlo, con amplitud y libertad- apenas un mes antes, el 19 de septiembre, si mal no recuerdo, del ’45. Él hacía el cálculo y las crónicas de la época decían que en realidad había habido más gente que el 17 de octubre.

Y si hay algunos distraídos, recordaré otras delineadas palabras de nuestra presidencia:

“…  soy peronista- a nosotros mismos, a esta clase media tan volátil, a esta clase media como yo, universitaria, a la clase media que muchas veces no entiende y cree que separándose de los laburantes, de los morochos, le va a ir mejor”…

“…En la historia están los millones de ignorados que hoy son patriotas y próceres y que si ustedes recorren las diarios de aquellas épocas no existían, eran ignorados o criticados”…

Revisando la historia de nuestro creador de la enseña patria azul y blanca, ella decía:

“… en este 198 aniversario del Éxodo Jujeño, traer – como presidenta de la República, como presidenta de la Nación Argentina – el reconocimiento de todos los argentinos a esa verdadera hazaña épica que dio el pueblo del Jujuy en 1812”…

Cuando estaba allí abajo sentada y veía la magnífica puesta en escena de actores locales interpretando a todo el pueblo del Jujuy, e interpretando a ese argentino increíble, que fue Manuel Belgrano, me pregunto por qué siempre que recordamos a los grandes hombres, como San Martín o como Belgrano la historia oficial los recuerda en el día de su muerte.

No creo que sea el único que piensa en lo “necrofílica” que es la historia oficial con nuestros héroes, ¿No será que lo que desean que recordemos es que están muertos?

Bueno, si tienen alguna duda de esta teoría o nunca me leyeron, aquí pueden acceder a ella: (hacer clip) www.pensamientonacional.com.ar/necrofilicos

Muchos de nuestros pensadores escribieron verdaderos apotegmas, ella escribe esto que ya es uno de estos:

“… las batallas son diferentes a las de aquella independencia y liberación, pero los que siempre tuvieron que poner la sangre en todas las batallas fueron los que menos tuvieron, fue siempre el pueblo”…

Felizmente para todos los que llevamos la fecha del 20 de Noviembre, como emblema Nacional y del revisionismo, porque fue la fecha más oscurecida, tapada y falsificada de la historia oficial, borrada por quienes fueron testigos directos de esa histórica Batalla por la Soberanía Nacional, como lo fue Mitre, que viajaba en uno de los buques agresores.

De esta emotiva y gloriosa fecha, la Jefa de Estado dijo:

Gracias, muchas gracias. Muy buenas tardes a todos y a todas.

Señor Gobernador de la provincia de Buenos Aires; señores gobernadores de las provincias de Jujuy y del Chaco y Entre Ríos; señora Vicegobernadora de La Rioja que nos acompaña; señor Intendente de la localidad de San Pedro; Madres, Abuelas; hermanos; hermanas; compatriotas: hoy estamos aquí cubriendo una deuda histórica de los argentinos y de su historia cual es recordar una epopeya como fue la Vuelta de Obligado, oculta, premeditadamente ocultada desde hace 165 años por la historiografía oficial.

En este lugar, donde hemos emplazado este monumento histórico, estas cadenas recuerdan a las cadenas que, por orden del brigadier general don Juan Manuel de Rosas, el general Lucio Mansilla y sus tropas cruzaron esas cadenas en el río para que la flota anglofrancesa no pudiera pasar.

Corrían tiempos en los cuales, como en tantos otros tiempos de nuestra historia de estos 200 años, de este Bicentenario, potencias extranjeras querían dividir nuestro país y apoderarse de nuestros recursos. Buques de guerra, como cantaba la canción de Teresa, acompañados por buques mercantes -porque en realidad venían en nombre del libre comercio-, pretendían transformar este río, nuestro Río Paraná, en un río internacional y no en lo que es y siempre será, un río de la Nación argentina.

Pero iban por más, querían también, para poder transformarlo en internacional, separar a las provincias de Entre Ríos, de Corrientes y de Misiones para conformar la República de la Mesopotamia y entonces el río iba a ser internacional y nosotros íbamos a ser menos, más chicos.

Pero en esos buques de guerra y mercantes, no venían solamente ciudadanos ingleses o franceses, venían también ciudadanos de la Confederación Argentina, identificados como unitarios, que habían emigrado a Montevideo y venían en las mismas naves que iban a invadir su tierra, su patria.

El otro día leía unas letras que decían que esos cañonazos de la Vuelta de Obligado se vienen sucediendo a lo largo de la historia, en esta división de los que amamos y queremos a nuestro país y de los que muchas veces, sin darse cuenta o dándose cuenta, se convierten en serviles y funcionales a los intereses foráneos.

La valentía de esos hombres, la decisión de Rosas, la del general Mansilla, soldado con honor que al frente de sus tropas comandó la batería de la Vuelta de Obligado, tenía la tarea, sabía que no podía impedirlo por la superioridad numérica, militar y de todo tipo que traía el invasor, que había que debilitar a los buques mercantes, por eso las cadenas. Y mientras no podían pasar eran atacados desde las costas en una verdadera guerra de guerrillas que se dio aquí, río arriba y luego cuando volvieron

Tuvieron que rendirse, tuvieron que saludar al pabellón nacional con 21 cañonazos pese a que eran muy superiores en tecnología y en armamento. Pero se enfrentaron con militares y pueblo unidos en un solo fusil, en un solo cañón que los enfrentó.

También quiero hacer mención y homenajear a las mujeres, porque aquí también pelearon mujeres, mujeres de San Pedro y mujeres de San Nicolás. No quiero olvidarme de María y Josefa Ruíz Moreno; no quiero olvidarme de Rudecinda Porcel, de Carolina Núñez, de Francisca Navarro, de Faustina Pereyra, todas comandadas por Petrona Simonino. Seguramente deben tener algún nombre esas calles, Intendentes, tanto para usted como para el de San Nicolás y si no los tienen es bueno que vayan pensando en ponerles el nombre de estas mujeres los intendentes y los concejales, por favor. Tantas calles, tantas plazas, tantas avenidas con el nombre de tantos argentinos que no supieron servir a su país, bien merecen estas mujeres el nombre de alguna plaza o de alguna calle.

Yo quiero hoy aquí rendir homenaje y reconocimiento a esos hombres y a esas mujeres. Siempre me pregunto y siempre me preguntaré: ¿por qué en la escuela siempre nos han enseñado con muchísimo detalle cada una de las batallas, cada una de las campañas en las que nos permitieron liberarnos del yugo español y, sin embargo, se ocultó deliberadamente durante dos siglos todas las luchas que se dieron contra otros colonialismos que aún subsisten como, por ejemplo, en nuestras Islas Malvinas?

Creo que no es casualidad, creo que es la de convencernos muchas veces que es imposible luchar o mantener la dignidad nacional.

Por eso yo creo que el mejor homenaje que podemos hacer a estos hombres y mujeres en el Bicentenario, a los 165 años de aquella gesta maravillosa, es, precisamente, entender la necesidad de la unidad nacional. No como un objetivo declarativo, sino como un instrumento para lograr definitivamente la construcción de una gran nación como soñaron Rosas, San Martín, Belgrano, Moreno, Castelli, Monteagudo, todos los hombres y todas las mujeres que lucharon por esos ideales.

Él también, sí, él también, él y muchísimos más, más anónimos, menos reconocidos, tal vez, él representándolos, pero tantos argentinos que han dado sus vidas para vivir en una sociedad más justa, más libre, más igualitaria, más democrática, más de todos. Este monumento es para todos los argentinos y es de todos los argentinos.

Yo quiero saludar desde aquí a los más de 40 millones de compatriotas y convocarlos a nuevas gestas, que no va a ser necesario emplazar cadenas en el río ni cañones; será necesario despojar nuestras cabezas de las cadenas culturales que durante tanto tiempo nos han metido. Son más fuertes, más invisibles, más dañinas, más profundas que los cañonazos. Porque muchas veces nos hacen ver las cosas no con el cristal de la patria, sino con el cristal de los intereses de otros.

Por eso, quiero saludarlos a todos en este 20 de noviembre, que sea símbolo de unidad nacional, pero también de dignidad y soberanía para defender a la patria.

¡Viva la patria!

Como acabamos de leer, esta obra maestra de la literatura revisionista histórica, fue dicha por nuestra Presidenta de la Nación, sin ayuda de un texto escrito, aquel memorable 20 de noviembre de 2011, en las barrancas del río Paraná, en la Vuelta de Obligado, con motivo de la recordación de la Epopeya Nacional y la inauguración del Monumento a la Soberanía Nacional, que nuestra Comisión Nacional Permanente de Homenaje, le solicitara a la señora Presidenta un año antes.

Pero sigamos analizando la historiografía. Partiendo de Caseros se comienza a escribir La mentishistoria oficial, y se margina a quienes intentan contar la “otra historia”. Los ganadores de Pavón comenzaron la obra que después sustentarían con un diario y recrearían el modelo de país que ellos imaginaron y deseaban, copiado el modelo liberal europeo.

Hasta el siglo XX, se siguió con la pauta Mitrista liberal y academicista, con leves salpicaduras de lo que hoy llamaríamos revisionismo pero en realidad era política militante, porque escribían y debatían de acontecimientos muy recientes.

Para algunos olvidados, o que no desean hacerse cargo de ese pasado, el partido político que debería defender el revisionismo rosista, debería ser el Radicalismo, ya que es descendiente directo del partido federal, por ello revisionistas radicales como Dardo Corvalán Mendilaharzu, con Sombras históricas, y Rosas, entre 1923 y 1929_ Mientras que Ricardo Caballero, debate defendiendo al caudillo federal el Chacho Peñaloza, en el senado nacional.

En todas las épocas, fue muy difícil para los autores revisionistas que se los publicara. La historia de las Editoriales que se jugaron por estos escritores fueron seriamente castigadas, cuando se atrevían a publicar algo que se opusiera a la “verdad” de la Academia Nacional de la Historia.

Una gran obra fue “La historia falsificada” de Ernesto Palacios, que luego culminaría con “Historia Argentina I y II”

Muchos discriminan entre revisionistas de izquierda y de derecha, para mi esas son formas de insultos encubiertos, pues ya sabemos que al general Perón se lo tildó algunas veces de comunista y otras de fascista, aludiendo a esos dos extremos.

Hay una sola forma de hacer historia revisionista con pasión y buscando la verdad, sin ocultar nada. No importa de qué lado se sienten, solo la verdad histórica nos llevará por el camino de grandeza de nuestra Patria.

Por todas estas razones que expuse, deseo expresar mi solidaridad y especial aprecio por estas nuevas figuras del Nuevo Revisionismo.

Comments

comments

3 Comments

  1. Gracias por tanto esfuerzo, por deshacer “zonzos”. Al “maestro” Pestanha lo descubrí casi de casualidad navegando la web varios años atrás y casi me hice adicto de sus columnas en otra página anterior.

    Quisiera poder contactarme vía mail con ustedes y no lo encontré en la web.
    Me gustaría que leyeran mi artículo último, sobre nuestra bandera en la web.

Deja tu comentario