MIGUEL ANGEL ESTRELLA: EJEMPLO LATINOAMERICANO DE RESISILIENCIA COMUNITARIA. Por Ana Jaramillo

 

“Atreverse a erigir en creencias los sentimientos arraigados en cada uno, por mucho que contraríen la rutina de creencias extintas, he allí todo el arte de la vida.”    Raúl Scalabrini Ortiz

 

prisión, exilio, asesinatos, torturas, desapariciones, apropiación de bebés, y otras vejaciones sufrió una generación que aún está viva. Sin embargo se naturaliza. Cuando comenzábamos a diseñar cómo sería la Universidad Nacional de Lanús al poco tiempo vino Néstor Suarez Ojeda y Mabel Munist, trayendo consigo el Centro Internacional de Resiliencia que se instalaría en la Unla.

Una vez que conseguimos alquilar la quinta más antigua de Lanús, hicimos en ella, un asado con Néstor Suárez Ojeda y Mabel Munist y también con un amigo entrañable como Miguel Ángel Estrella que, como siempre, había tocado el piano para inaugurar la universidad. Fue entonces que Suárez Ojeda sostuvo que el ejemplo de resiliencia internacional era Ana Frank, pero en América Latina, el ejemplo era Miguel Ángel Estrella. Fue entonces que Miguel Ángel me preguntó qué era eso, y yo para hacerla corta le dije “es como la resistencia pero analizada y estudiada por psiquiatras, te hace ser más fuerte”.

Porque mientras estaba preso en Uruguay se hacía un pianito de papel para poder digitar y practica a pesar de que todos los días se lo rompían sus carceleros, diciéndole que era para que no tocara más, para qué, si “los negros de mierda no entendían su música”. Allí estuvo desde 1977 hasta 1980. En Uruguay, durante la dictadura, quienes estaban presos debían pagar todos los días. Afortunadamente, un alumno francés de piano, que ya era un empresario, se dedicó a juntar plata para poder sacarlo de la prisión. También le sucedió lo mismo a Flavia Schilling, brasilera, para quien hicieron una colecta nacional con el fin de poder sacarla, ya que era la única presa política brasilera que quedaba. Luego de su liberación, pude ir a Paris desde México y estar con Miguel junto a un matrimonio francés que lo estaba esperando con dos pianos de cola en su living.

Como siempre, en nuestro país conocen más el diario y la historia de Ana Frank que lo que les pasó a los desaparecidos o a quienes estuvieron presos injustamente, quienes fueran torturados, a quienes tuvieron que exiliarse o a los jóvenes apropiados cuya identidad les fuera arrebatada. En proceso de recuperación de una dura pandemia, como estamos ahora en el mundo entero, es necesario tener resiliencia, y es por eso que en la UNLa estamos haciendo aulas al aire libre, con durmientes sobre bases de hormigón para aguantar, resistir y ser resilientes los docentes y los casi ocho mil que anhelan ingresar a la universidad además de los casi 30.000 estudiantes que ya están cursando.

En esas aulas al aire libre cursarán nuestro estudiantes, en nuestras plazas denominadas: Nuestra América, de la Democracia , de los Derechos Humanos, de la Dignidad, de la Justicia social, de la Igualdad de género, de la Soberanía y de todos los valores que compartimos en nuestra comunidad, que es una “democracia en miniatura”. Para colaborar con la salida de la pandemia y con los problemas que afronta nuestra comunidad es que todos y todas van a distribuir comida, juguetes y ropa en los barrios y en los comedores así como trabajan en la realización de las nuevas aulas cooperativamente. Es una forma de resiliencia comunitaria. Porque nosotros queremos hacer otromañana y como decía del filósofo Simón Rodríguez, tutor de Simón Bolívar, el objeto de la educación moral es educar la voluntad. Pero también sabemos que la voluntad de poder no puede cambiar el pasado, pero si puede hacer lo que no se ha hecho todavía, aquello que algunos llaman utopía. Pero nosotros bien sabemos que muchas utopías de otros tiempos eran ucronías, es decir que tardan y cuestan mucho más para hacerlas realidad.

Comments

comments

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario