Respuestas sin preguntas. Por Natalia Jaureguizahar

(A los chicos, que vienen empujando)

He leído muchísimo material buscando una definición clara y simple para determinar que es la Política, algo tan complejo como determinante en la vida de todos y sólo puedo sintetizarlo en: ES EL PODER.

El periodismo ha realizado un exitoso trabajo de confusión, basado en la desinformación, con una intención nada inocente y sí cargada de intereses nefastos que superan a los económicos e ideológicos, el resultado se sufre diariamente cuando se escucha al casto ciudadano opinando sobre política y lo que es más nocivo –para él mismo- actuando en la misma línea de su supuesto razonamiento, que en realidad le ha sido introducido en forma repetitiva varias veces por día y utilizando todos los medios imaginables.

Conociendo el sistema de penetración ideológica utilizada no es de extrañar, que tenga grabada la respuesta que aparece irreflexivamente ante la pregunta; funciona de manera automática. Podríamos mostrar como ejemplo lo siguiente: luego de un tiempo necesario en la escuela nos indican que seis por ocho ES cuarenta y ocho, cuando aparece la pregunta, se nos dispara automáticamente la respuesta, no sumamos, no pensamos; recurrimos al resultado ya grabado.

Es un juego perverso lo que dueños de medios de comunicación mantienen como herramienta de dominación. En él participan también intelectuales, productores de medios audiovisuales y editoriales; manipulando la información para lograr el adormecimiento intelectual de la  población; buscando y consiguiendo ponerlos y mantenerlos en estado de zombies, sin voluntad por buscar otras respuestas que sean más razonables con hechos reales y diarios de SU vida.

A esta altura del texto, es posible que surja la pregunta ¿para que se cargan de tan increíble trabajo? ¿A quiénes beneficia todo ese esfuerzo?

Comencemos por la tan mentada pregunta y su respuesta automatizada: ¿Qué opinas de los políticos y de la política?

Conocemos las respuestas de un ciudadano debidamente “penetrado” por el “periodismo independiente”, además intuimos el por qué de la pregunta – en verdad, ellos ya saben cual será la respuesta- la mismo impuesta achacosamente todos los días, ¿Qué defensa tiene el incauto ciudadano? ¡Ninguna! Sólo se limita a repetir el resultado impuesto; algo así como el cuarenta y ocho.

Ante la pregunta de: ¿por qué se ponen en tan monumental esfuerzo? Se me ocurren dos respuestas a medida. Para gran parte del periodismo es imprescindible hacer buena letra con el poder, porque de allí reciben el dinero que los deja desarrollarse económicamente y los hace sentir como parte de la prepotencia absoluta. Así logran levantar o bajar gobiernos o gente de a pié y hacer desaparecer de cualquier forma a supuestos adversarios, se creen amigos de los que deciden, por lo tanto están dispuesto a hacer cualquier trabajo sucio que favorezca a los interese de sus patrones, o sea el Poder Real. Saben que si sus jefes le quitan el sustento, ellos  desaparecen y serán reemplazados por otros más inhumanos, dispuestos a cualquier bajeza que logre mantener satisfechos al Poder Real.

En cuanto a la segunda respuesta está referida con el Poder Real. Éste no se ve pero se siente, se sufre: es omnipresente y necesita de no tener ni la más mínima resistencia, lo cual le provocaría pérdidas de poder y no está dispuesto compartir decisiones con otros, que no sean de su propia estirpe.

En definitiva, estamos hablando del ejercicio del PODER, de quién ejecuta y a quién se ejecuta. Sólo tiene poder de ejecución el que ejerce el poder en plenitud y no encuentra resistencia ni le debe dar explicaciones a nadie, porque él mismo es el juez y ejecutor. Ante estas situaciones, el periodismo, prepara el terreno para justificar el hecho que se producirá, y para mostrarlo luego, como un ejemplo nada saludable, eso de andar enfrentando al Poder Real. Sintetizando, es la aplicación con todo rigor del terror, para evitar futuras levantiscas. Tanto el periodismo como sus patrones, necesitan de controlar la política de los pueblos y la mejor manera que encontraron es la NO participación de los ciudadanos. El mecanismo para evitar la ingerencia de la población en las decisiones que comprenden: educación: vivienda; salud; trabajo digno y demás necesidades primarias, ya lo conocemos: DESPRESTIGIAR LA ACTIVIDAD POLÍTICA; de esa manera las decisiones sobre que será de nosotros, pasan por los supuestos políticos que “ellos” eligen y deben ser los ejecutores, junto a los periodistas que políticamente, “operan” preparando la cabecitas para recibir las convenientes ordenes, de  una población creída e inocente. Cerebralmente el ciudadano queda como receptor de instrucciones a recibir. Hemos conocido algunos “operadores” y las consecuencias, es cuestión de hacer memoria: la familia Alsogaray; la familia Menem; la familia Martínez de Hoz; Grondona-Neustadt; el imperio Clarín; Domingo Cavallo; Diario La Nación; Diario La Razón; Videla; Aramburu-Rojas; y una muy larga lista en la cual también están, con participación especial y entusiasta, la izquierda autodefinida como progresista.

Una de las primeras máximas que escuche en mi actividad política y que me aclaró todo para el resto de mis días, fue: “El espacio que no ocupas vos, lo ocupará otro” y con el tiempo me di cuenta que sucedía algo peor; el “otro” que ocupaba el espacio que yo no había querido ocupar, hacía todo en mi contra y a favor de él. Está claro que si queremos que las cosas se hagan bien –al menos por lo que nosotros entendemos como bien- es necesario que ocupemos los espacios donde se toman las decisiones y la única forma es ganarlos políticamente, porque las decisiones políticas deciden el presente y futuro de todos nosotros, por lo tanto , es conveniente que tomemos parte.

Si hasta este punto, estamos de acuerdo, falta definir cómo, cuándo y dónde tomar parte. Muchachos, hoy algunos comienzan con un Centro de Estudiantes, trabajando desde su escuela, por sus pares y por ustedes mismos. Otros, están en la trinchera, sumados a los que venimos de un tiempo atrás subidos a este sueño, de un mundo mejor. Les auguro el mejor de los destinos, la mejor de las travesías. Sepan que pueden contar conmigo, con nosotros,  el camino está esperando ser recorrido. ¡Adelante!

Vasca

Comments

comments

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario