REFLEXIONES DE ARTURO JAURETCHE

«El inmigrante divinizado fue parte de la negación de este país verdadero por la clase terrateniente, la postrera injuria a la resistencia nacional que los moradores criollos habían simbolizado con sus lanzas.

Sarmiento lo confesó con esa franqueza brusca que permite, a veces, penetrar a través de sus juicios más honrados en los designios de la oligarquía.

Esa política había permitido «ahogar la chusma criolla, inepta, incivil y ruda que nos sale al paso a cada instante»».

Más adelante agrega: «Sarmiento viejo —que es el único que interesa para conocer la verdad— reconocerá finalmente que la conciencia nacional no penetraba en Buenos Aires. En Buenos Aires no está la Nación porque es una provincia extranjera». «Las mejores páginas contra la inmigración —otro hecho ignorado— se deben a su pluma. Y lo mismo Alberdi, que de joven había considerado el idioma español incompatible con la civilización y recomendaba la lengua inglesa». Pero «ya ambos habían dado su contribución a EE.UU. e Inglaterra y a la miseria argentina. Sarmiento fue gradualmente aniquilando sus propias fábulas.

La ilusión de Europa empezó a caer cuando la conoció: “Vengo de recorrer Europa y de admirar sus monumentos, de postrarme ante su ciencia, asombrado todavía de los prodigios de sus artes, pero he visto sus millones de campesinos proletarios y artesanos viles, degradados, indignos de ser contados entre los hombres; la costra de mugre que cubre sus cuerpos, los harapos y andrajos que visten no revelan bastante las tinieblas de sus espíritus; y en materia política, or ganización social, aquellas tinieblas alcanzan a oscurecer las mentes de los sabios, de los banqueros y los nobles”.

SARMIENTO ESCRIBE TAMBIEN ESTAS PERLITAS QUE APORTAN AL ANALISIS:

(Carta a Domingo Oro, 17 de junio de 1857).

“Si los pobres de los hospitales, de los asilos de mendigos y de las casas de huérfanos se han de morir, que se mueran: porque el Estado no tiene caridad, no tiene alma. El mendigo es un insecto, como la hormiga. Recoge los desperdicios. De manera que es útil sin necesidad de que se le dé dinero. ¿Qué importa que el Estado deje morir al que no puede vivir por sus defectos? Los huérfanos son los últimos seres de la sociedad, hijos de padres viciosos, no se les debe dar más que de comer”.


…los indios

“¿Lograremos exterminar los indios? Por los salvajes de América siento una invencible repugnancia sin poderlo remediar. Esa calaña no son más que unos indios asquerosos a quienes mandarí­a colgar ahora si reapareciesen. Lautaro y Caupolicán son unos indios piojosos, porque así­ son todos. Incapaces de progreso. Su exterminio es providencial y útil, sublime y grande. Se los debe exterminar sin ni siquiera perdonar al pequeño, que tiene ya el odio instintivo al hombre civilizado”.


(“El Progreso”, 27 de septiembre de 1844)

“Quisiéramos apartar de toda cuestión social americana a los salvajes por quienes sentimos, sin poderlo remediar, una invencible repugnancia, y para nosotros, Colo Colo, Lautaro y Caupolicán, no obstante los ropajes civilizados y nobles de que los revistiera Ercilla, no son más que unos indios asquerosos, a quienes habrí­amos hecho colgar y colgarí­amos ahora, si reaparecieran en una guerra de los araucanos contra Chile, que nada tiene que ver con esa canalla”.


(Extractado de: Nueva Crónica de la Conquista del Tucumán,
de Roberto Levillier, Madrid, 1926)

…los gauchos

“Tengo odio a la barbarie popular… La chusma y el pueblo gaucho nos es hostil… Mientras haya un chiripá no habrá ciudadanos, ¿son acaso las masas la única fuente de poder y legitimidad? El poncho, el chiripá y el rancho son de origen salvaje y forman una división entre la ciudad culta y el pueblo, haciendo que los cristianos se degraden… Usted tendrá la gloria de son de origen salvaje y forman una división entre la ciudad culta y el pueblo, haciendo que los cristianos se degraden… Usted tendrá la gloria de establecer en toda la República el poder de la clase culta aniquilando el levantamiento de las masas”.


(Carta a Bartolomé Mitre, del 24 de septiembre de 1861)

“En las provincias viven animales bí­pedos de tan perversa condición que no sé qué se obtenga con tratarlos mejor”.

(Informe enviado a Mitre en el año 1863)

…los paraguayos

“Estamos por dudar de que exista el Paraguay. Descendientes de razas guaraníes, indios salvajes y esclavos que obran por instinto a falta de razón. En ellos se perpetúa la barbarie primitiva y colonial. Son unos perros ignorantes de los cuales ya han muerto ciento cincuenta mil. Su avance, capitaneados por descendientes degenerados de españoles, traería la detención de todo progreso y un retroceso a la barbarie… Al frenético, idiota, bruto y feroz borracho Solano López lo acompañan miles de animales que le obedecen y mueren de miedo. Es providencial que un tirano haya hecho morir a todo ese pueblo guaraní. Era preciso purgar la tierra de toda esa excrecencia humana: raza perdida de cuyo contagio hay que librarse”.


(Carta a Mitre, año 1872)

…los argentinos

“(son) una dañosa amalgama de razas incapaces e inadecuada para la civilización”.

“Los argentinos somos pobres hombres llenos de pretensiones y de inepcia, miserables pueblos, ignorantes, inmorales y apenas en la infancia. Somos una raza bastarda que no ocupa, sino que embaraza la tierra”.

“Nuestro pueblo no está preparado sino para degollar, robar, haraganear, desvastar y destruir”.

(De sus Obras Completas)

FUENTE  http://www.envarelkadri.org.ar

This entry was posted in Arturo Jauretche. Bookmark the permalink.
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario