LA TERCERA POSICION RECUPERADA. Por Jorge Rachid

La Argentina ha recuperado su memoria internacional en forma definitiva en el discurso pronunciado en Naciones Unidas por la Presidenta Cristina Kirchner, en un contexto mundial de alta complejidad con convulsiones  sociales y crisis económicas, que jerarquizan aún mas el posicionamiento nacional, en el contexto del acuerdo regional del UNASUR, verdadera herramienta de emancipación latinoamericana y que coloca a la primer mandataria en una proyección de estadista, frente a los desafíos actuales, con un discurso, avalado por la práctica, que no dejó tema por abordar con precisión y propuestas.

Para comprender cabalmente esta irrupción tercerista es necesario repasar el panorama internacional y el proceso de contradicciones que generan choques de intereses, disputas estratégicas por espacios de poder, reclamos de los pueblos, avasallamiento de los recursos naturales en terceros países, imposiciones en nombre de la libertad y la democracia a través de bombardeos sobre población civil. Además la caída de las Bolsas de las grandes ligas que comprometen el futuro europeo y una crisis social y económica en la principal potencia hegemónica del mundo, EEUU, que sólo puede recurrir a su ejército desplegado en el mundo, para acallar los reclamos, desde las cárceles clandestinas hasta la apropiación del petróleo en el Golfo Pérsico, desde el reclamo Palestino a ser Estado Nacional hasta su fracaso militar en Irak y Afganistan, que le ha costado miles de muertos propios y ha provocado centenares de miles de muertos en los pueblos arrasados.

Es la misma política de la pos guerra inmediata del 45, cuando los vencedores se dividieron el mundo en Yalta y Perón comenzaba a gobernar la Argentina. Estados que ha partir de entonces desaparecieron como Lituaña, Estonia y otros bajo la Cortina de Hierro rusa; estados títeres ocupados por EEUU y Gran Bretaña en especial en Asia y Medio Oriente, lo que provocó entre otras las guerras de Corea, Vietnan y el conflicto árabe -israelí que se prolonga hasta nuestros días con la creación de los dos estados, uno de los cuales, el palestino, fue borrado de la memoria histórica por la fuerza de las armas, la ocupación y el avasallamiento mas cruel de los que hoy existe en el mundo, en manos de las víctimas del ayer,en el Holocausto, que en su nombre se permiten cualquier iatrocinio actual.

La Argentina paró una posición en cada uno de los temas que afectan la actualidad internacional, las que afectan a nuestro país y las que pueden afectar a nuestro país y otras como aquellas que hacen la derecho internacional y la defensa de los derechos humanos. En ninguna expresó una posición especulativa, tibia, pusilánime, por el contrario fue contundente la Presidenta en su expresión de apoyo al reconocimiento definitivo del pueblo palestino como Estado después de 64 años de su votación en Naciones Unidas, cuando por la misma Resolución se decidió la creación artificial del Estado de Israel con población inmigrante europea y del Estado Palestino en cuyas tierras vivían entonces millones de ellos, junto a unos miles de judíos, en paz. Los palestinos iniciaron desde entonces, a fuerza de desplazamientos, guerras, ocupaciones, una diáspora similar a la relatada bíblicamente por el pueblo judío hace miles de años, pero que en este caso se sigue produciendo, día a día, con el ejército israelí desplegado en Cisjordania, con Gaza cerrada por aire, mar y tierra en un verdadero campo de concentración de un millón cuatrocientos mil palestinos. Un genocidio diario por bloqueo, hambre y enfermedades, similar al Gueto de Varsovia en Polonia primer paso del Holocausto nazi.

Pero la Argentina fijó posición en cuanto a la viabilidad de Naciones Unidas mientras conserven su veto las 5 potencias que lo tienen y deciden sobre la vida y la muerte de los pueblos según sus intereses. Mientras Naciones Unidas acepte a libro cerrado cada una de las imposiciones determinadas por el grupo de los 8 que pretenden gobernar un mundo de acuerdo a sus intereses. Un mundo que sufre una crisis de sus Bolsas de Valores terminal, con sus herramientas económicas el FMI y el Banco Mundial, con fracasos reiterados en imponer políticas a terceros estados, tratando de hacer pagar los costos de la crisis a los países periféricos, en medio de una pugna de monedas entre el dólar y el euro por la supremacía en los mercados, mientras países enteros se derrumban en el peor de los escenarios. La democratización o reconstrucción de Naciones Unidas es un reclamo del UNASUR en la palabra de la Presidenta, para terminar con el doble estándar que castiga a los débiles y ayuda a los poderosos. La Tercera Posición Justicialista plena fue expresada en el recinto.

El eterno reclamo a Malvinas y el anuncio de políticas activas para su recuperación en orden de lo resuelto por la UN en reiteradas oportunidades, ante el rechazo sistemático de Gran Bretaña que posee en la actualidad 13 enclaves coloniales como nuestras islas, como lo poseen EEUU, España y Francia en los llamados territorios de ultramar. En ese mismo marco referencial la Argentina aceptó la propuesta de diálogo sobre el tema AMIA realizada por la República Islámica de Irán, en la necesidad de llegar a fondo en el esclarecimiento de ese atentado a nuestro pueblo, adoptando en esta oportunidad un gesto de permanencia en el recinto a las palabras del Presidente de Irán, mientras el llamado occidente, EEUU, algunos europeos y Japón se retiraban del recinto y el pleno se quedaba escuchando.

También como Presidente del grupo de los 77 mas China e integrante del Grupo de los 20, nuestro país elevó la voz, con la autoridad que brinda la experiencia, en cuestionar profundamente las políticas recomendadas por los organismos internacionales para superar la crisis financiera que ya es económica en Europa y EEUU, con mas ajustes, recesión, desempleo que lleva a crisis sociales y conflictos profundos que afectan a los pueblos. Propuso desde la visión peronista de la economía, que el trabajo sea el ordenador social privilegiado, que crea cultura y apuntala la solidaridad social. Es decir mas producción, mas inversión, valor agregado a los comodities tipo los granos, carnes e hidrocarburos, para evitar la Argentina de “las vacas gordas y los peones flacos” en los escenarios construídos por los pulpos del poder mundial.

Los endeudamientos han llevado a los países a estas situaciones de crisis y nuestro país, que atravesó esas situaciones, sólo pudo salir con medidas llamadas por los dueños del poder heterodoxas y por nosotros nacionales y populares, es decir “el capital al servicio del economía y la economía al servicio del hombre”, cerrando el círculo virtuoso de un modelo social que de a poco va recuperando su perfil solidario y soberano.

Lo dijo la Presidenta: “no queremos ser maestros de nadie” pero agregó que deben ser respetadas las experiencias de los países en sus procesos de autodeterminación tanto de sus políticas públicas nacionales como su inserción internacional. En ese sentido la aparición del BRICS ( Brasil-Rusia-China-India-Sudáfrica) llave al mundo desde el UNASUR, mas la coordinación de las políticas en el G-20 con Brasil, hacen del eje latinoamericano una voz autorizada en el mundo. En especial pidiendo la incorporación de la OIT ( organización internacional del trabajo) a la mesa del G-20 como herramienta necesaria de comprensión de la situación internacional, donde hasta entonces sólo tallaban los organismos de crédito FMI y BM, lo cual fortalecía sólo la mirada financiera del mundo, que enterró la lógica productiva del siglo XX, construyendo el paradigma neoliberal durante décadas.

Ninguno de estos temas los habrán visto reflejados en la prensa escrita, radial y televisiva diaria en nuestro país, encerrada en discusiones estériles sobre la cuadratura del círculo, en un sistema de confrontación político caranchero, de bajo vuelo, socio de los medios hegemónicos de comunicación social, verdaderos dueños del poder económico concentrado en la Argentina. No interesa la política internacional, ni las políticas activas del estado, ni las contracíclicas ante la crisis, ni el apoyo activo a la producción de las PYMES, ni los subsidios populares al transporte y a los combustibles para cargas, ni el desendeudamiento, ni la creación de empleo joven, ni los derechos humanos, ni los niños en la asignación universal ni los viejos en la ampliación solidaria de hasta el 90% del universo de jubilados y mucho menos los derechos laborales y los Convenios Colectivos de trabajo.

Sin dudas derrotar la cultura neoliberal llevará mucho tiempo aún para desmontar los parámetros históricos dogmatizados y congelados como discurso único, con manejos egoístas del “sálvese solo y quien pueda”, con visiones especulativas desde lo electoral o económico, acostumbrados a décadas de timba financiera antes que de fabricar bulones. Algún ministro dijo “los científicos a lavar los platos” lo cual lo define como ignorante, ante un hoy de recuperación de 800 científicos del exterior y la creación del Polo Científico- Tecnológico junto a la creación del Ministerio del área. Otro dijo “ es lo mismo acero que caramelos” demostrando su pensamiento colonial, el mismo que durante décadas impregnó por generaciones de cultura neoliberal, que penetró como no podías ser de otra manera de la mano del la dictadura genocida del 76 y se prolongó en la democracia limitada por el mercado impuesto por el Consenso de Washington hasta que la crisis del 2001 comenzó a desmontar ese modelo que hoy podemos desplegar ante el mundo, con humildad pero con determinación de reconstruir la identidad nacional y la soberanía política en el marco de la reconstrucción de la felicidad del pueblo y la grandeza de la Nación, verdaderos objetivos estratégicos de nuestro país.

Esa voz desde lo profundo de nuestra historia, con la energía del movimiento nacional, popular y latinoamericano, doctrinariamente peronista, vuelve a ser escuchada en el mundo y a ser valorada ante la crisis del capitalismo sumado a los fracasos de las experiencias socialistas que dominaron el siglo XX.

JORGE RACHID

CABA, 27 DE SETIEMBRE DE 2011

jorgerachid2003@yahoo.com.ar

This entry was posted in Jorge Rachid, Sin categoría. Bookmark the permalink.
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario