Rodolfo Ortega Peña, modelo para armar. Por Eduardo Duhalde

El 31 de Julio de 1974 Rodolfo Ortega Peña cae acribillado por las balas de la Alianza Anticomunista Argentina.

Provenía de una ilustre familia y debido a su desmesurada inteligencia pudo haber gozado una existencia prestigiosa en la tranquilidad de los claustros académicos o en el ejercicio de la actividad privada como profesional del Derecho.

Se había recibido de abogado a los 20 años, paralelamente estudió filosofía y ciencias económicas, y también se interesó por la historia y la literatura. Poseía un talento extraordinario y una formación fuera de lo común. Leía en inglés, francés, alemán, italiano, portugués, latín y griego.

Al momento de su muerte “El Pelado” era diputado nacional en ejercicio, defensor de presos políticos y director de la revista Militancia. Fundamentalmente un intelectual solidario comprometido con las causas populares. Tenía 38 años. Quienes le arrebataron la vida privaron a la sociedad argentina -nos privaron- de una de las mentes más lúcidas de la generación del 70. Parafraseando a León Gieco en el sentido tema dedicado a Pocho Leprati, El ángel de la bicicleta, los soretes defensores del sagrado estilo de vida occidental y cristiano nos robaron un genio y a cambio nos dejaron toneladas de mierda.

Así lo recordaba su socio, amigo y compañero Eduardo Luis Duhalde en un artículo del año 1998, reproducido por la revista La Maga en 2003:

Rodolfo Ortega Peña (1936-1974), modelo para armar

Por Eduardo Luis Duhalde

This entry was posted in Eduardo Luis Duhalde, Sin categoría. Bookmark the permalink.
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario