AGRUPACIÓN JUSTICIALISTA «GUARDIA DE HIERRO»…su historia. Por Luis E. Gotte

AGRUPACIÓN JUSTICIALISTA «GUARDIA DE HIERRO»…su historia.

Desde hace días se viene escuchando y escribiendo sobre «GUARDIA DE HIERRO«, como si fuera una logia sincrética, oculta, medieval y malévola. Culpable de muchas culpas. En manada los periodístas de Pagina 12 o del internauta Ricardo Ragendorfer, salen a demostrar el lado obscuro del poder peronista. Y que algún historiador y/o comunicador aprovecha para seguir matando a Perón.

Es ésto lo que me llevó a buscar información para escribir un artículo al respecto, por que si la historia la escriben los que ganan…quiere decir que hay otra historia.

El primer paso es agrupar libros, el segundo Internet y el tercer paso contactar algunos de sus militantes.

El conjunto de la información es variada como contradictoria. Parece una tarea imposible extraer algo cierto. Existe escasa información disponible sobre esta agrupación, puesto que no hay realmente memorias, estudios o recopilación documentada.

El fenómeno de Guardia de Hierro es mucho más complejo de lo que puede sugerir las visiones dicotómicas de derecha/izquierda…Un fenómeno que aún los historiadores no han investigado, no han aportado nada honestamente cierto…es tarea para el futuro, lamentablemente.

Por suerte, para mí, me encontré con este artículo publicado en el http://abelfer.wordpress.com/, titulada

Guardia de Hierro, derecha, izquierda y nostalgia (me reservo el nombre del autor, porque no le he pedido autorización para esta publicación), que de alguna manera sintetiza lo que es GUARDIA DE HIERRO. Lo que sí, primero quiero aclarar:

1.– El nombre de Guardia de Hierro NO proviene del grupo ultracatólico rumano. El nombre se refería a ser «la guardia de hierro del Gral. Perón«, asociado a que Perón vivía en PUERTA DE HIERRO, al noroeste de MADRID. Cuando se mencionó que se los confundiría con la legión Garda de Fier rumanas, el «Gallego Alvarez», unos de los míticos fundadores de Guardia, dijo: «entonces, mejor». Puesto que,  en esa época, pricipios de los 60, el vandorismo los acusaba de troskistas.

2.- Un compañero que estuvo en Venezuela y Panamá con Perón, al preguntarle sobre el tema me refiere: «Te respondo con generalidades que forman parte de toda nuestro trabajo afuera y que significó el armado de varios y determinados grupos de lucha en el país. Nosotros «canalizábamos» a Perón para que llegara a la Patria su mensaje, ahí se iban armando estrategicamente cuadros de lucha que comprendían el sindicalismo, la política y el trabajo de la juventud en las universidades. Además del sindicalismo que directamente estaba conectado con nosotros, contínuamente iban llegándonos nuevos adherentes de diversas corrientes y donde proponían diversas formas de lucha. El General se traslada a España y nosotros volvimos algunos a Argentina. Cuando ya hacía tiempo nos habíamos ido de Santo Domingo y yo estaba de regreso en Buenos Aires, me entero por unos compañeros en Lanús, que un tal César Marcos y Héctor Tristan estaban armando un grupo de Resistencia llamado Guardia de Hierro. Los iba a comandar un muchacho llamado el «gallego»Alvarez y militaba con ellos Susana Valle Se reunen varios conmigo y con el General Tanco, hablamos de las posibilidades de lucha que se barajaban…Estaba llegando Illía al gobierno. Eran de centro y apuntaban a formar la futura dirigencia que conduciría los destinos del país en los tiempos venideros. Yo debí exilarme nuevamente a México y perdí contacto con todos ellos. Eso es todo lo que te puedo contar, no creo que te sirva para nada«.

3.- Entre 1972/74 Guardia se afianza como parte integrante de la JP -tenían alrededor de 15.000 compañeros extraordinariemente formados-, conformando  junto que otras organizaciones peronistas la ORGANIZACIÓN UNICA DEL TRASVASAMIENTO GENERACIONAL (OUTG). Se dice que a fines de los ’60 la dirección política de Guardia tuvieron una entrevista con Perón -Madrid- y a partir de allí SE DESESTIMÓ LA LUCHA ARMADA -sostenían que no estaban dadas las condiciones sociales como para que eso ocurrieran -y su constitución como una de las formaciones especiales para lograr el retorno de nuestro conductor. Complementariamente, se abocaron al desarrollo de un programa para organizar la formación de cuadros que el peronismo había perdido durante los años de resistencia y proscripción. Y SU PAPEL POLÍTICO SERÍA DE LEALTAD ABSOLUTA A PERÓN. SE PROPUSIERON COMO UNA ORGANIZACIÓN AUTÉNTICAMENTE PERONISTA, SIN CUESTIONAMIENTOS IDEOLÓGICOS, y consideraban que el peronismo era lo que la DOCTRINA PERONISTA decía. Ellos eran un dique de contención capaz de resistir la mística de la lucha armada como única herramienta válida para la liberación y la ofensiva de las organizaciones guerrilleras en el ámbito juvenil.

4.- Guardia de Hierro tienen mala prensa. Lo estamos constatando permanentemente. Porque directamente lo asocian, en un juego mental malintencionado, con los rumanos a los que se los tilda de fascistas. Para un historiador no peronista, forjado en la discusión peronismo/fascismo, extrae una herramienta más para fortalecer su postura de la raiz fascista de nuestro movimiento…prejuicios del historiador!.

Luego de estas aclaraciones, pasamos al artículo al que hacía mención más arriba de esta introducción. OJALA SIRVA PARA ESCLARECER PARTE DE NUESTRA HISTORIA, Y NO PARA AGRAVIARNOS E INSULTARNOS. Siempre intentamos ser honestos con esta página, donde aplicamos todo nuestro amor a esta tarea nada fácil…pero que se la debemos a los compañeros de militancia:

————————

“La designación del cardenal Jorge Bergoglio como el nuevo Papa, desató un profundo debate acerca de su ideología y de su trayectoria política. En este marco, uno de los argumentos más reiterados para definir su personalidad, se refiere a su vinculación con la agrupación política peronista Guardia de Hierro (GH). Buena parte del argumento de periodistas y de académicos, está centrado en reiterar que esa agrupación tiene una ideología de “derecha” peronista.

No me interesa opinar sobre Bergoglio, quien por otro lado, no militó orgánicamente en GH.

Simplemente, considero oportuno polemizar en pocas líneas el argumento que sostiene que Guardia de Hierro es de derecha. Esa denominación es una simplificación. Por el contrario, los militantes de GH forman parte de una generación juvenil que se abocó masivamente a la política, articulando su proyecto personal, con los anhelos revolucionarios y de cambio social de los sectores populares de la Argentina y Latinoamérica.

La agrupación  nació en el año 1962 vinculada al “gallego” Alejandro Álvarez y a Héctor Tristán. Éste último, era un dirigente de origen anarquista, había militado en ámbitos sindicales y participó activamente en la resistencia peronista junto a figuras como John W. Cooke y otros “duros” de la lucha popular contra las dictaduras. El “gallego” Álvarez, con una formación ideológica de izquierda, militó en la Unión de Estudiantes Secundarios (UES) y también participó desde el llano, en la resistencia peronista.

Desde su origen, ambos dirigentes tuvieron una práctica intransigente, anti burocrática y promovieron el trabajo social y sindical con las bases. Desde su creación, los miembros de GH mantuvieron una línea política de enfrentamiento a las posiciones negociadoras de Vandor, de la dictadura de Onganía y del resto de los militares. Con el paso del tiempo, la agrupación sumó dirigentes políticos de izquierda universitaria, como fue el caso del socialista Roberto Grabois proveniente del Frente Estudiantil Nacional. En GH participaron intelectuales como Amelia Podetti, que formó parte de las Cátedras Nacionales y que dirigió la Revista Hechos e Ideas. Se sumaron dirigentes de procedencia juvenil católica, como fue el caso de Julio Bárbaro y también de origen judío, como el mencionado Grabois o el economista de Mendoza Roberto Roitman.

Las lecturas de sus miembros son una radiografía del intenso debate cultural de la época, que supo articular a Mao, con Perón y con el nacionalista y marxista Juan José Hernández Arregui. Tal cual documentó Humberto Cucchetti, GH debatió un amplio espectro de autores y de ideas, incluyendo aquellas ligadas con la renovación religiosa de Theillard de Chardin, con las tesis de la lucha armada de Ernesto Guevara o con el nacionalismo socialista de Frantz Fanon. Según Julio Bárbaro, leían además a Marechal, a Carl von Clausewitz o a Sun Tzu.

Los años sesenta y setenta, fueron una etapa de lucha y de resistencia para los militantes de GH. Sus integrantes protagonizaron una empeñada resistencia contra la violencia institucional de las dictaduras, actuaron en barriadas humildes con los más necesitados y otros integraron la acción sindical en ámbitos como la CGT de los Argentinos. Fueron parte de una épica de lucha y de cambio social, conjuntamente a miles de jóvenes y de trabajadores de izquierda, católicos y nacionalistas.

Entrados los años setenta, sus miembros promovieron la Organización Única del Trasvasamiento Generacional (OUTG)[1] que se avocó, centralmente, al trabajo barrial con el pueblo. Toda ésta etapa los vio lejos del poder, de los cargos de gobierno y de las diversas corporaciones.

En el año 1973 apoyaron la candidatura de Campora y luego la de Perón. En este contexto, reforzaron una posición sumamente crítica de la lucha armada, cuestión  que los distanció de la Tendencia y de la guerrilla de izquierda marxista. Se propusieron como “guardianes de Perón” y defendieron una línea política de apoyo al presidente, cuestión que los definió como “verticalistas” del primer mandatario. En este contexto, no mantuvieron vinculación orgánica con López Rega, ni con la CNU o con sectores del sindicalismo de derecha.

Toda esta etapa los distancia claramente de cualquier calificación de “derecha”. Por el contrario, formaron parte de una generación juvenil comprometida, incluso con sus propias vidas,  con el cambio social y político. Su articulación era con las bases y no participaron en las estructuras de poder partidario, empresarial y sindical. Incluso, gran parte de ellos no aceptaron cargos públicos en el año 1973.

Muerto Perón en julio de 1974, para gran parte de GH llegó la hora de disolver la agrupación(2). Frente a ésta decisión, un sector controlado por Álvarez, continuó con las actividades políticas.  A partir de ésta fecha, no es del todo correcto hablar de GH, sino de un “desprendimiento” o por lo menos, de las actividades de una fractura política que no da cuenta del funcionamiento y de la historia de la agrupación.

En el año 1975  éste sector de GH inició un vínculo con Isabel Perón(3). Algunos de los ex miembros de GH, justifican su apoyo a Isabel en el intento de evitar el golpe de Estado, reiterando la iniciativa de otras expresiones políticas como fue el caso del Partido Comunista Revolucionario (PCR).

Tal cual menciona Alejandro Tarruella, Jorge Bergoglio se vinculó a los miembros de GH a partir de su participación en la Universidad del Salvador. Según este autor, en el año 1975 Bergoglio nombró en la universidad a dos miembros de GH: Francisco “Cacho” Piñón y a Walter Romero. Piñón fue quién le entregó en el año 1977 la designación de Profesor Honoris Causa al almirante Emilio Eduardo Massera(4).  Bergoglio y muchos sobrevivientes de la dictadura ligados a GH, adujeron que estas acciones tuvieron que ver con un “pacto”, para salvar la vida a dirigentes políticos.

A partir de acá, el comportamiento de algunos de sus miembros fue abonando la tesis de GH de “derecha”. Una mistificación similar ocurrió con la Tendencia y las luchas políticas de los años setenta, que fueron caratuladas a la vuelta de la democracia como uno de los “dos demonios” que “condujeron a la dictadura”(5).

————————————-

Bibliografía:

·         Alejandro Tarruela, Guardia de Hierro, Sudamericana, Buenos Aires, 2005.

·         Horacio Verbitsky, Un ersatz, Página 12 14/03/13.

·         Humberto Cucchetti, Combatientes de Perón, herederos de Cristo, Prometeo, Buenos Aires, 2010.

·         Julio Barbáro, Juicio a los 70, Sudamericana, Buenos Aires, 2009.

·         María Sucarrat, La universidad del Salvador nunca retiró el honoris causa a Massera, Tiempo Argentino, 25/11/12.

[1] Grabois conoció a Tristán en España en el marco de una reunión con Perón. A su regreso en el año 1971, se formó la Mesa del Trasvasamiento Generacional (MTG) con Alejandro Álvarez (GH), Roberto Grabois (FEN), Dardo Cabo y Julián Licastro. La MTG se disolvió y Álvarez y Grabois profundizaron sus vínculos que culminaron en el ingreso de éste último a GH”.

2.- Pero la decisión de disolverla – como estructura organizativa – fue personal, y sorpresiva, de Alejandro Alvarez. Y la gran mayoría de los cuadros siguió – seguimos – vinculada entre sí por lazos personales y políticos – y escuchando al Gallego.

3.- El apoyo a Isabel fue una continuación natural de la trayectoria política anterior: el rechazo a la acción guerrillera como elitista y fundamentalmente antiperonista, la imposibilidad de concebir al Movimiento Peronista – ¿lo recuerdan? – sin una conducción personal legitimada por el pueblo, … Cabe recordar que en este apoyo GH simplemente acompañó a la mayoría del peronismo. En las únicas elecciones realizadas en 1975, el Partido Peronista Auténtico, organización de superficie de Montoneros, sólo obtuvo una pequeña minoría.

4.- Los contactos con Massera – aunque hoy despierten rechazo – no fue el más absurdo en las circunstancias de la época. Un grupo humano que todavía era numeroso debía proteger a sus miembros, evitando la persecución. Y Guardia no entregó a nadie, no denunció, y no salió a defender a la Junta Militar en foros internacionales, como sí lo hizo el Partido Comunista.

5.- El ideologismo de Alejandro convertía las maniobras en el descubrimiento de tendencias históricas. Y cada vez lo acompañaba menos gente. Para cuando a mediados de los ´80 apoyó a Seineldín, sólo le quedaba un pequeño núcleo sólido y delirante – que actualmente está desperdigado, también. Espero que no sea calificado de delirante su actual apoyo ferviente a Cristina Fernández.

”Yo respeto y agradezco al Gallego Alejandro Álvarez y al grupo de muchachos, sectarios y dogmáticos, que a fines de los ´60 y comienzos de los ´70 mantuvieron Guardia como una opción de la Juventud Peronista diferenciada de las que, con origen en el Peronismo de Base alguna, pero en su mayoría en la izquierda católica o en el marxismo, se preparaban a matar y morir por el Hombre Nuevo. Y también diferenciada de los fierreros nacionalistas. Como en ese tiempo, si eras joven estabas con la Revolución, o de muy última con la Contrarrevolución, o eras puto (todavía no se había inventado lo gay), somos muchos los que posiblemente les debemos la vida a Guardia y a la orga del Transvasamiento”. DE UN COMPAÑERO.

«Conscientes de que esto aún no ha terminado, Perón fué traicionado por «dolo» (Montoneros), «negligencia» (Cámpora) u «omisión» (idiotas útiles). Y en esto, no todos son lo que dicen ser, ni en la Guardia, ni el C de O, ni en el CNU, FEN, UES y …….., cada uno compró al Peroncito que mejor le calzaba y esto choca contra una realidad incontrastable, hubo «uno solo» y fue lo que fue, «no lo que te cuentan».

El Gral. no es «Doctrina» ni «Dogma», todas las referencias del mismo tenían por destinatario a un pueblo de amplia ignorancia y al sistema, que le requería los encuadramientos necesarios para formar parte de la «Partidocracia». El Peronismo era un «Movimiento» y como tal requiere de «líderes», no de Presidentes.-» DE OTRO COMPAÑERO.

LUIS E. GOTTE, MAR DEL PLATA. MARZO DEL 2013.

Sec. de Adoctrinamiento y Formaicón peronista.

CENTRO DE ESTUDIOS DR. RAMÓN CARRILLO.

This entry was posted in Luis E. Gotte. Bookmark the permalink.
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario